Tarta de chocolate y cerezas

Ya recuperada del trabajazo en preparar la comunión de Blanca, os traigo la receta de la tarta que hice la semana siguiente de la celebración de la comunión para celebrar los cumpleaños de mayo de la familia, que son cuatro,¡¡¡¡ni más ni menos!!!!!, incluido el mío 🙂

Reconvertí la receta que ya había hecho en alguna ocasión de la super tarta CHOCOLATE & STRAWBERRY CAKE de El Rincón de Bea, pero cambiando las fresas por cerezas, aprovechando que estábamos en plena temporada (¡¡¡ojo, que aún seguimos!!!).

Me gustó mucho, pero que mucho el resultado. Creo que “al fin” 🙂 he cogido el punto al merengue suizo, que se me había resistido en varias ocasiones.

La receta de bizcocho de chocolate es la que horneo siempre que quiero asegurarme un resultado de 10. Es una receta básica, sencilla y de resultado inmejorable, para el que le guste el chocolate negro. Su corte es perfecto, el bizcocho es jugoso y no es excesivamente dulce, por lo que en el paladar se deshace convirtiéndose en un absoluto placer repostero.

Entre las capas del bizcocho y en el exterior de la tarta utilicé merengue suizo con puré de cerezas, dándole el acabado “inacabado” que últimamente me gusta tanto.

Como os contaba, por fin le he cogido el punto al merengue y creo que hay tres cosas a tener en cuenta para un buen resultado:

  1. La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente, pero ojo; ¿qué ambiente?. En verano hay que tener muchísimo cuidado para que no esté excesivamente blanda, ya que en ese caso la crema no cogerá cuerpo. Yo os aconsejo que la utilicéis cuando pase exactamente una hora de reloj, el resultado será espectacular.
  2. El segundo truco es utilizar claras pasteurizadas (de las compradas). Por dos temas fundamentalmente: el primero porque evitas los riesgos asociados al uso de huevo fresco, que en verano y las altas temperaturas puede darte un disgusto innecesario y por otro lado, a mí me monta mejor el merengue cuando uso las claras pasteurizadas. Es mi consejo.
  3. Por último, hay que ejercitar la paciencia. Me explico: una vez montado el merengue a velocidad alta y con varillas, cambiamos las varillas por la pala, e incorporamos la mantequilla a tacos a velocidad SIEMPRE baja y terminamos el merengue a velocidad baja.

Para el chocolate que chorreaba, derretí 100 gr de chocolate negro junto a 50 gr de mantequilla, al baño maría, y cuando enfrió un poco lo vertí sobre la tarta fría.

Cuidado, si se echa el chocolate caliente sobre la tarta , ésta se te derretirá. Lo mejor es montar la tarta el día antes y verter el chocolate al día siguiente con la tarta bien fría.

Pues aquí os copia la receta, dando fe de que si se sigue paso a paso, sale bien seguro.

Besos a todos y vamos, corre al mercado y llévate cerezas, antes de que se acaben, prepara esta receta y me cuentas el resultado.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

Ingredientes:

  • 210 gr. harina trigo todo uso
  • 125 gr. cacao en polvo natural no alcalinizado (Hershey)
  • 1 y 1/2 cucharaditas bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita polvo de hornear (levadura química, Royal)
  • 3/4 cucharadita sal
  • 60 gr. chocolate de cobertura 70% cortado en trocitos
  • 250 gr. agua hirviendo
  • 250 gr de buttermilk
  • 1/2 cucharadita extracto de vainilla
  • 2 huevos grandes
  • 350 gr. azúcar
  • 125 ml. aceite de oliva suave

PREPARACIÓN (EN KITCHENAID)

En un bol echar el agua hirviendo sobre el chocolate cortado en trocitos, revolver hasta que esté totalmente derretido y dejar enfriar unos 15 minutos

Engrasar con aceite o con spray especial 3 moldes desmoldables de 15 cm. y prepararlos con papel de hornear en la base.

Tamizar juntos la harina, cacao en polvo, bicarbonato sódico, polvo de hornear sal y reservar.

Batir con las varillas los huevos y el azúcar a velocidad media durante dos o tres minutos hasta que espumen y blanqueen.

Reducir la velocidad al mínimo y añadir el aceite poco a poco en un chorrito hasta que esté integrado. Aumentar a velocidad media y seguir batiendo unos 30 segundos más.

Precalentar el horno a 175º.

Reducir la velocidad al mínimo y echar muy lentamente el chocolate que teníamos enfriando.

Muy lentamente echar el buttermilk junto con el extracto de vainilla

Retirar el bol e incorporar a mano la mezcla de la harina que tenemos reservada, con movimientos envolventes desde el la parte de abajo hacia arriba.

Quedará una masa muy grumosa, pero no debemos continuar batiendo. Pasaremos esta masa grumosa a otro bol por un colador. Aplastar los grumos si fuera necesario con la espátula.

Si siguen quedando grumos en el colador los tiraremos,

Repartir esta masa uniformemente entre los moldes que teníamos preparados. Es muy importante que los tres moldes tengan exactamente la misma cantidad de masa.

Hornear en el horno precalentado durante unos 25-30 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga totalmente seco.

Dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Pasado este tiempo, los desmoldaremos, les daremos la vuelta, y los dejaremos enfríar totalmente sobre una rejilla.

Cuando estén totalmente fríos, los envolveremos en papel film (de plástico), y los meteremos de un día para otro en la nevera para que se asiente la miga.

STRAWBERRY SWISS MERINGUE BUTTERCREAM

Ingredientes:

  • 150 gr. claras pasteurizadas o frescas (yo usé pasteurizadas como os comenté)
  • 250 gr. azúcar
  • 350 gr. mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubitos de 5 cm.
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 75 gr. de pure de fresas (fresas trituradas) (en mi caso el mismo peso en cerezas)
  • Unas gotas de colorante rosa (Opcional)

 PREPARACIÓN:

Poner al baño maria el bol de la Kitchenaid con las claras y el azúcar. (yo lo hice en un cazo especial que tengo para el baño maría y leudo vertí el contenido en el vaso de la amasadora).

Remover continuamente con las varillas de lo contrario se nos cuajaran las claras, hasta que con un termómetro las claras lleguen a 65º C.

Si no tenemos un termómetro calcularemos aproximadamente hasta que el azúcar esté totalmente disuelto y las claras estén calentitas.

Retirar el bol del cazo y colocarlo en la Kitchenaid (amasadora). Con las varillas empezar a batir a temperatura media-alta hasta que obtengamos un merengue firme y brillante. Este proceso tardará unos diez minutos. Si obtenemos el resultado antes, continuar batiendo hasta que el bol haya bajado de temperatura y no esté caliente cuando lo toquemos con la mano. Si comenzamos a añadir la mantequilla se nos derretirá.

Cambiar las varillas por la pala, y con la velocidad al mínimo empezar a incorporar los cubitos de uno a uno, poco a poco hasta que obtengamos una mezcla suave y sedosa. Si vemos que parece que tiene apariencia de huevos revueltos, continuaremos batiendo, finalmente se arreglará.

Si tuviera una consistencia demasiado líquida, es que la mantequilla estaba muy blanda. Meteremos el bol en la nevera unos 15 minutos y continuar batiendo.

Añadir la vainilla y la sal.

Finamente añadir el puré de fresas (yo en este caso sustituí las fresas por cerezas previamente deshuesadas) y batir hasta que esté uniformemente incorporado.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *