Una mesa dulce de comunión especial

Con muchísima ilusión, vuelvo a compartir una nueva mesa de comunión de uno de mis hijos. Es la tercera comunión que tenemos que, sumada a los cinco bautizos, hace un total de ocho celebraciones, por lo que en casos como estos puedo afirmar que la “experiencia es un grado”.

Tengo la sensación de que esta vez me he organizado mejor, que he controlado mejor los tiempos y que, en general, me ha dado tiempo a preparar más cosas y con más calma y planificación.

En esta ocasión no ha habido una temática específica, como por ejemplo la comunión de Pelayo en la que organicé una comunión marinera o la comunión de Ana de flores y en tonos morados.

Mi hija Blanca es de esas niñas dulces por naturaleza, buena desde que nació y a la que los colores pastel le cuadran con su personalidad. Por eso pensé en la comunión en tres tonos básicos: rosa, verde menta y amarillo.

La idea principal partió de la idea de una mesa dulce con palets apilados decorados con flores de paniculata. El resultado fue este

Me pareció precioso y en el jardín de casa de mis padres lució espectacular.

La mesa principal tenía cuatro pasteles especiales. A Blanca le encantan los frutos rojos, por lo que decidí que el dulce tuviese como base las frutas que le gustaban.

Por eso me decidí por un bizcocho básico de cerezas, un bizcocho de melocotón y frambuesas y dos tartas de fresas, cada una a su estilo.

La tarta principal era una tarta de tres leches de dos pisos, de aspecto rústico e inacabado que me enamora. En este caso no improvisé, sino que hice una tarta que encanta en todas las ocasiones y que creo que he podido hacer en más de diez ocasiones, si quieres la receta la tengo aquí publicada.

La única diferencia a otras ocasiones es que siempre la había hecho de una altura y me daba pánico hacer las dos alturas de una tarta cuyo bizcocho es como aire, no pesa, es ligero y muy, muy delicado…¡¡¡¡pero aguantó!!!!

Me hacía mucha ilusión poner en la tarta principal un topper con su nombre. Ya le he explicado a Blanca que me encantaría que el día que se case pusiera el mismo topper de tarta y, que si tiene una hija y la llama Blanca, tenga ese mismo topper para todas las celebraciones de su vida.

Me parece bonito conservar estos pequeños detalles y que, aunque solo sea por este detalle, tenga presente a su madre que con tanto y tantísimo cariño se lo ha regalado para este día tan especial.

El interior de la tarta era de fresas con nata y por encima, a la hora de servirla, le chorreé la mezcla de nata, leche evaporada y leche condensada que hace de cada bocado un trocito de cielo…

La segunda tarta principal era esta tarta desnuda, o nacked cake, que están tan de moda y que a mí personalmente me gusta cada vez más.

Estaba rellena de fresas con nata y decorada con rosas naturales

Me gustó mucho introducir en la mesa dulce muchas flores naturales, desde la paniculata de los palets y las peonías de color rosa espectaculares y en su punto justo de apertura, hasta los detalles de una rosa flotante que daba armonía al conjunto.

La tercera aportación dulce fue este bizcocho de melocotón y frambuesas que ya había hecho también en varias ocasiones y que es el bizcocho de referencia en los desayunos que hacemos en el trabajo (desayunos de trabajo, eh!!!!) y que suelo llevar para agradecer a mi pequeño equipo el gran trabajo que hacen.

Por último, este bizcocho de cerezas y nueces, húmedo y esponjoso que voló como el resto de las cosas.

Pero la mesa dulce no se limitó a las tartas, me encanta poner siempre las chocolatinas de Nestlé de toda la vida, en este caso decoradas con el mismo papel que había utilizado en las invitaciones

Y por supuesto galletas decoradas: unos molinillos de glasa rosa y papel de azúcar.

Y unas galletas más sencillas, de papel de azúcar con el diseño realizado por misslettering.

No faltaron los botes de chuches.

Los niños me ayudaron a hacer estas brochetas de chuches, trabajaron un montón. Organizamos una cadena de trabajo y entre todos confeccionamos las brochetas. Tendríais que haber visto la cara de satisfacción, no sólo por el resultado, sino por saberse útiles y poder ayudar de verdad.

Estas brochetas de lenguas de colores y corazón desaparecieron en 5 minutos…

La mesa duce la completé con mini muffins de chocolate, magdalenas clásicas y cookies de chips de chocolate y cacahuete.

Una composición que realmente me gustó, me dio paz y sobre todo le gustó a la protagonista.

Sobre la mesa dulce cogidas por una cuerda colgué estos porta velas de cristal que decoré con flor siempreviva de color amarillo y velas de vainilla.

El resto del jardín portaba estas banderolas entre los árboles.

Sólo me queda compartir todas estas fotos tanto de la mesa completa como de todos los detalles que me han gustado. Si aporto unas pequeñas ideas para vuestras celebraciones y así os animo a que preparéis vuestro postres y fiestas, me consideraré feliz.

Gracias a todos por estar ahí y por compartir este día tan bonito con nosotros.

Por si os interesa:

Diseño de etiquetas e invitaciones: http://misslettering.com/

El topper de la tarta lo compré en: http://knotsmadewithlove.com/

El papel de azúcar lo imprimí en: http://www.marialunarillos.com/

¡¡¡¡¡¡Besos enormes!!!!!!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *